La ministra Reyes Maroto afirmó que los viajes nacionales podrían volver en Semana Santa

Primero se intentó salvar el verano, luego hubo una campaña para salvar la Navidad e, inevitablemente, ahora el Gobierno está poniendo sus esperanzas en controlar las infecciones lo suficiente como para permitir algunas celebraciones de Semana Santa.

El fin de semana, la ministra de Turismo de España, Reyes Maroto, se mostró esperanzada: “Si se cumplen las condiciones de seguridad sanitaria, Semana Santa podría ver un reinicio de los viajes nacionales”, dijo en una entrevista con Onda Cero admitiendo que atraer visitantes extranjeros aún es un largo camino.

Acto seguido, la portavoz del Gobierno, María Jesús Montero, dijo en rueda de presna que es “difícil” el regreso del turismo y la movilidad para la Semana Santa. “Salvo que existan incidencias acumuladas bajas tendremos que reiterar las medidas que actualmente ponemos en marcha para evitar que se produzca esta cuarta oleada”, ha dicho Montero.

Pero, ¿qué tan probable es esto?

Los últimos datos del Ministerio de Sanidad parecen mostrar que la tercera ola ha alcanzado su punto máximo y la tasa de infección ahora está disminuyendo. El lunes, el promedio nacional acumulado de 14 días de casos de coronavirus por cada 100.000 habitantes en España se redujo a 866, un descenso de 25 en comparación con hace una semana.

Fernando Simón, director del Centro de Coordinación de Emergencias Sanitarias, dijo que los datos avanzaban en la dirección correcta, pero advirtió que todavía eran “increíblemente altos”. “Está empezando a caer. Y eso es bueno, pero tenemos que hacerlo rápido para que no se tenga que reorganizar la actividad en los hospitales ”, explicó.

Fernando-Simon
Fernando Simón, director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias (CCAES), en rueda de prensa. Minsiteria de Sanidad

Pero advirtió que la tasa de infección tendría que caer por debajo de 150 casos por cada 100.000 de media en España antes de que se pudieran considerar las prácticas normales de vacaciones. Cuando se le pidió que respondiera al optimismo del ministro de Turismo sobre la Semana Santa, Simón fue vago: “No sé cuándo es Semana Santa, así que no sé qué margen tenemos”, dijo.

El domingo de Pascua cae el 4 de abril de este año, lo que significa que Semana Santa comienza en menos de dos meses calendario. Sin descartarlo explícitamente Simón dijo: “Tenemos que tener claro que una buena situación para viajar no es que bajemos de 800 casos a 500”.

Simón explicó que la “evolución” en cuanto al número de casos ahora era buena pero que no se puede confundir una evolución aceptable con una situación controlada, que será “cuando tengamos incidencia de 50, 100 o 150 casos por 100.000 en catorce días”.

Para considerar si esto podría ser posible, examinemos los datos de la segunda ola. Las infecciones alcanzaron su punto máximo alrededor del 9 de noviembre, cuando la IA durante 14 días alcanzó 529 casos por cada 100.000 personas de media en España. Durante este tiempo, los viajes fueron prohibidos y las autoridades regionales impusieron medidas para reducir la socialización y el cierre de fronteras para evitar la dispersión habitual durante el largo feriado bancario de principios de diciembre.

Esto vio los números bajo control y un mes después, el 10 de diciembre, la tasa de infección había caído desde su pico a 189 casos por cada 100.000 personas. Luego llegó la Navidad y con ella una relajación de las reglas que permitieron viajar entre comunidades para ver a la familia. Los números subieron nuevamente para alcanzar un pico de 899 casos por 100,000 el 27 de enero.

Lee también: Las duras condiciones de AENA en el alquiler de sus locales abocan a varios inquilinos a la insolvencia

La tasa de contagio sigue muy alta

Eso es un promedio en toda España. Los datos del lunes revelaron que la tasa de contagio seguía superando los 1.000 casos por cada 100.000 habitantes en las regiones de Valencia, Murcia, Extremadura, La Rioja, Castilla La Mancha y Castilla y León.

La mayoría de las Comunidades Autónomos han cerrado sus fronteras y las que tienen las tasas de infección más altas han cerrado restaurantes y bares y han limitado la interacción social, y Valencia y Murcia actualmente prohíben por completo la mezcla social entre hogares.

Así que queda un largo camino por recorrer para reducir las tasas de infección antes de que las potencias regionales consideren abrirse a los visitantes.

Lo que sí parece seguro es que las autoridades cancelarán esos desfiles de Semana Santa que involucran a multitudes de personas que se alinean en las calles para ver cómo los penitentes apretujados debajo de una plataforma que lleva el peso de un ícono religioso serán nuevamente cancelados.

Deja una respuesta

error: Contenido protegido!!
A %d blogueros les gusta esto: